logo Cabeza Bazor

flecha atrás

Monedas de 5, 10 y 20 centavos, Cabeza de Bazor

Un ex Presidente del Círculo Numismático de Rosario me dijo alguna vez en mis inicios:
"Si encontrás una Cabeza de Bazor sin fallas, guardala, porque es la difícil."

Me quedó grabado y ahora, con unos años más, aprovechando el tiempo disponible y con un montón de ejemplares examinados, comencé a interesarme en la temática de esta amonedación que creo no ha sido muy desarrollada.
Diferencias catalogadas hasta ahora: de lo que he podido encontrar, en Cunietti-Ferrando 1989 y Hector C. Janson 2002 solamente en 20 centavos de 1942, fecha grande y fecha chica, perfectamente identificable a simple vista y en "La Amonedación Nacional 188l – 1964" de Cunietti-Ferrando se citan distintas anormalidades en la acuñación a partir de 1946.
Es el tema que voy a desarrollar.

Piezas acuñadas sobre dos cospeles soldados en el centro: he encontrado en los tres valores en los años 1947, 1948, 1949 y 1950.
Mirando la pieza por el canto, se nota una raya oscura y, con una hoja afilada y un martillito, se golpea en la misma y la moneda se abre mostrando la soldadura interior.

1950: se observa la cabeza de la libertad rayada, en diferentes inclinaciones y en el valor también, tanto en 5 como en 10 y 20 centavos.

A partir de 1946 y hasta el último año de acuñación, 1950, se puede distinguir entre fechas finas y fechas gruesas.
En mi trabajo original se adjuntan fotos ampliadas del año 1949 y pienso que las mismas son bastante explicitas en si mismas, pero sin mucho buscar se encuentran las diferencias en todos los años y valores.

Algo especial en las piezas de 1947, donde se nota claramente en los tres valores el 7 fino, grueso y doblemente acuñado (llamado 7/7) y en las de 20 centavos, que el número l se halla parcialmente cortado en su base, como si fuera un punto en su inicio, después una pausa y luego se reanuda hasta la parte superior del digito.

El tema del canto: llamado estriado grueso o dientes gruesos según distintos autores.
He visto estriados y dientes finos y tambien irregulares o sea mezcla de los dos como en 20 centavos de 1951 (NAC 229 b o CJ 229.3).
Tambien en otras series de monedas, pero ese es un tema que está estudiando otro numismático rosarino.

También desde el año 1947 en adelante, se pueden ver dobles acuñaciones, en el laurel y en la palabra LIBERTAD.

L grande y L chica: no las tomo en consideración pues estan comprendidas en el punto 3 (fechas gruesas y finas), como así tampoco la acuñación débil de la E de LIBERTAD.

Todas las anormalidades citadas son fácilmente de encontrar con una cantidad apreciable de piezas y buena luz y lupa.

Como obsequio, aquel trabajo mío incluye la "Tartamuda de Pedro", que es una pieza de 5 centavos de 1947 con doble acuñación en la fecha, laurel y la palabra LIBERTAD pero no en la cabeza de Bazor (la llamé asi pues me la obsequió Pedro Amor Rodríguez, otro numismático rosarino), y otra del mismo valor sin acuñación de fecha.
En el recientemente creado Departamento de Investigación Numismática del CNR ha aparecido una pieza de 10 centavos de 1950 de acuñación correcta, pero de un material de color más oscuro y con un ruido más grave al dejarla caer sobre un mármol. La misma fue encontrada circulada y en una caja no revisada antes por numismáticos.
En la obra de Cunietti-Ferrando del año 1964, se habla de la existencia de monedas falsas, pero no he visto ninguna hasta la fecha. Agradecería se me informe de algunas de ellas.

Edgardo Jose Iñigo

Publicado en El Telégrafo del Centro Nº 25 - Abril 2002