flecha atrás

La estancia “Las Marías” y sus fichas de esquila

Ubicación e historia

Doña Petrona Burgos de Báez, hija del fundador de Azul, escrituró al Dr. Federico Pinedo en 1863 una fracción de campo, que fue mensurada ese año por el agrimensor Lagos. Posteriormente, con la adquisición de dos campos colindantes, la propiedad pasó a totalizar 6.282 hectáreas, conformando la base de lo que sería la Estancia “Las Marías”. En la testamentaria de Pinedo, estos tres campos fueron vendidos en 1882 a favor de Juan Shaw e Hijos.

El casco de esta estancia, está situado frente a la estación del Ferrocarril General Roca, antes del Sud, que originalmente se llamó Pinedo y luego pasó a denominarse Shaw en honor del nuevo propietario. Actualmente se levanta allí el pueblo Shaw, a pocos metros de la cinta asfáltica que es la ruta nacional N° 3. Su área está ubicada en el Cuartel IV del Partido de Azul y se extiende a lo largo del arroyo del mismo nombre, limitando por el otro costado con las vías del tren.

Juan Shaw regenteaba en Buenos Aires una conocida casa de importación de artículos rurales que fue la que introdujo en el país el primer molino, el primer arado de acero y otros implementos agrícolas entonces desconocidos para el campo Argentino. Además, la firma Shaw fue también la primera concesionaria de los automóviles Ford. La familia tuvo vinculación directa con la fundación del Banco Shaw en Buenos Aires, que al venderse se transformó en el Bansud.

Juan Shaw trabajó la estancia Las Marías en sociedad con sus cuatro hijos varones y la única hija mujer y al fallecer fue heredado por ellos. Los varones fueron vendiendo paulatinamente sus fracciones; únicamente María Shaw retuvo para sí el casco de Las Marías con una extensión de 1000 hectáreas. Casada con Mr. Salmond, el hijo de este matrimonio llamado Roy Dudley Salmond Murria, es hoy el nuevo propietario de la estancia que nos ocupa.

Las tierras fueron arrendadas en 1939 a un lindero llamado Julio James, quien se estableció en la casa principal como socio de la firma James Hermanos y como mayordomo de la estancia Santa María, para la cuál va a trabajar la tierra de Las Marías. El período de este arrendamiento finalizó en 1951 con el fallecimiento de Julio James. Fue entonces cuando un hijo de éste, Roberto Harvey James firma un nuevo contrato de sociedad con el propietario, por el cuál este último ponía la tierra y entre los dos el capital y los animales. Así fue como Roberto H. James se instaló con su familia en el establecimiento Las Marías.


La estancia y su producción

La producción más importante de esta estancia es el ganado lanar: desde los tiempos de Juan Shaw esta tradición fue continuada por la familia James, que trajo a Las Marías ovinos de la raza Corriedale, para cambiarlos más tarde por planteles de Romney Marsch, que le darían mayores satisfacciones.

Juan Shaw se dedicó también a la cría de caballos de las razas Percheron y Clydesddale, cuya fuerza y corpulencia eran especiales para el trabajo rural del pasado. Cuando la mecanización llegó al campo, las tareas y transportes “a sangre” ya no fueron necesarios, por lo que se abandonó la cría de estas razas. Sin embargo, la familia James, muchos años después comenzó a producir caballos pura sangre de carrera en el Haras Harvey dentro de Las Marías, cuyos productos han tenido una buena actuación en el turf local.

Como dijimos, este establecimiento se encuentra casi frente a la estación Shaw del Ferrocarril Roca. Desde allí se ve el monte cercano, al cual se llega traspasando una entrada y recorriendo un camino a cuyos lados pueden verse las ovejas con sus crías.

Al llegar al caso, lo primero que se observa es la sección de trabajo, con las dependencias para empleados, los corrales auxiliares y los galpones de grandes dimensiones, algunos con granero en los altos.

La vieja casa principal, era una edificación de estilo ítalo-criollo, con una sala en el centro y las habitaciones a los costados formando una planta tipo H, muy común en el medio rural bonaerense. Frente a ésta había otro cuerpo alargado estilo rancho, con techo de tejas francesas y un patio delante con el aljibe: era la antigua cocina, morada del personal doméstico y servicios sanitarios que estaban separados de la casa principal como se estilaba. Esta edificación aún está en pie, pero la casa principal fue demolida cuando la familia James eligió otro emplazamiento para edificar un amplio chalet. La construcción más antigua de este casco es un rancho en forma de L, en uno de cuyos costados funcionó la administración, que tenía escritorio con despacho defendido por rejas al estilo de las pulperías. Allí se acercaban los peones a cobrar sus sueldos y a cambiar sus “latas” todo aquel que las poseía al finalizar la esquila.

La  estancia “Las Marías” y sus fichas de esquila

Las fichas de esquila

Cuando el señor Shaw trabajaba “Las Marías” en sociedad con sus hijos, se realizaba anualmente la esquila y tanto para el pago como para el control de esta tarea rural, mandó acuñar unas hermosas fichas que semejaban monedas por su perfección. Como carecen de fecha, estimo por su factura y la actuación del estanciero que fueron acuñadas a fines del siglo XIX y se utilizaron entre los años 1895 y 1920. Tampoco figura la casa acuñadora que se encargó de su fabricación pero es muy probable que fueran realizadas en Inglaterra.

He visto ejemplares de 1, 10 y 20 vellones; es probable que exista algún valor intermedio de 5, o más alto, como 50 ó 100 vellones. Sólo se diferencian por el número de vellones que figura consignado en el reverso y el módulo según cada valor.

La  estancia “Las Marías” y sus fichas de esquila

Por lo demás, todas llevan el mismo diseño como el ejemplar que se ilustra y fueron confeccionadas en un solo metal: cobre. En el anverso se observa la leyenda del establecimiento: “ESTANCIA LAS MARIAS”, en el centro la marca, una “S” dentro de un rombo, que es la inicial del apellido Shaw. Esta marca ya figura registrada en el partido de Azul, bajo el N° 6456, en el Registro Oficial de Marcas de la Provincia de Buenos Aires de 1899.

En el reverso le lee: “JUAN SHAW E HIJOS”, en el centro la cantidad de vellones que pagaba y debajo curiosamente, en el lugar de la localidad, las siglas “B.A.” correspondiente a Buenos Aires.


(Otros valores mencionados en el presente artículo)

La  estancia “Las Marías” y sus fichas de esquila


Lic. Miguel Angel Morucci

Publicado en Cuadernos de Numismática - N° 114 - Enero / Junio 2003 - pág. 27