flecha atrás

Emisiones de vales y fichas particulares: El Ingenio San Isidro (Campo Santo)

Situado a 38 kilómetros de Salta, este establecimiento fue fundado en 1760 por el coronel Juan Adrián Fernández Cornejo y es considerado el más antiguo del país. Su fundador, nacido en 1730 en Lucuma (Perú) falleció en Campo Santo, el 10 de Diciembre de 1797. Dentro de sus límites está ubicada la localidad de Cobos, antigua posta del camino al Alto Perú donde se conserva el denominado “Fuerte de Cobos”, declarado Monumento Nacional.

En 1813 acampó en ese lugar el Ejército del Norte al mando del general Belgrano, poco antes de la batalla de Salta, utilizando las viviendas y la casa de familia del ingenio. Los cañaverales fueron destinados al alimentos de los caballos y mulas, por lo que ese año, se perdió toda la cosecha de caña de Azúcar.

Ingenio San Isidro

                Coronel Juan Adrián Fernández Cornejo y su firma

Entre los propietarios de la finca se destacó doña Gertrudis Medeiros de Cornejo, cuyo esposo falleció al recibir la noticia del desastre de Huaqui. La señora de Cornejo hizo frente en varias oportunidades a los realistas desde su hacienda y en una oportunidad fue tomada prisionera y conducida a pie desde Campo Santo hasta Jujuy.

En el año 1914, el “Ingenio San Isidro”, entonces propiedad de Pedro J. Cornejo e Hijo, hizo emisiones de vales y fichas particulares para abonar a sus empleados y obreros. Los billetes fueron emitidos en “jornales de trabajo” en cuatro valores a saber: “Vale por un décimo de jornal”; “Vale por un vigésimo de jornal”; “Vale por un quinto de jornal”; “Vale por un medio jornal”. Las fichas estaban acuñadas en bronce. Ambas emisiones fueron prohibidas posteriormente por el gobierno nacional.

En la actualidad, el ingenio posee 17.500 hectáreas, destinando 3.500 al cultivo de caña y el resto a la siembra de alfalfa y forrajeras. Las cosechas se levantan en forma mecánica y su planta fabril tiene capacidad para moler 2.000toneladas diarias de caña. Posee además un difusor que permite acrecentar notablemente la extracción de sacarosa del bagazo, que hace unos años implicó una inversión de 3,6 millones de dólares.

Las condiciones de vida del personal han mejorado muchísimo desde 1914 hasta ahora, facilitándose a los obreros viviendas en forma gratuita. Los propietarios del ingenio donaron terrenos para edificar el “Barrio Obrero del Azúcar”. El Hospital de Zona General Güemes, el “Aero Club” y han instituido además algunas becas de estudio en la Universidad Católica de Salta.


Ingenio San Isidro

    Ingenio San Isidro

Lic. Arnaldo J. Cunietti-Ferrando

Publicado en Cuadernos de Numismática - N° 50 - Diciembre 1985 - pág. 54